¿Por qué tiene que ser libre de migraciones el plástico cuando está en contacto con alimentos?

Bolsa azul para alimentación, plásticos libres de migraciones

¿Por qué tiene que ser libre de migraciones el plástico cuando está en contacto con alimentos?

El plástico es un producto que se moldea con facilidad: en las formas, tamaños, colores y usos que queramos. Esto convierte el plástico en un producto increíblemente útil para muchos sectores y aplicaciones.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el plástico no es un producto atóxico. Las sustancias químicas que contiene pueden resultar muy perjudiciales para la salud, sobre todo en el sector de la alimentación. Los plásticos libres de migraciones son aquellos aptos para la alimentación que no sueltan ningún residuo.

Por esto motivo, la Comunidad Económica Europea (CEE) está siendo más exigente con las normativas de seguridad alimentaria. Debemos tener presente que los consumidores se preocupan cada vez más por las migraciones de plásticos en los productos que consumen.

Desde 1970, el plástico ha tenido una gran presencia en nuestras vidas y la seguirá teniendo, pero no debemos olvidar que puede contener una mezcla de sustancias químicas y aditivos. Como por ejemplo:

    • PBDEs
    • Los ftalatos
    • BPA (bisfenol-A)

Estas sustancias químicas no se mantienen dentro del producto de plástico, sino que se filtran en el alimento o bebida que este en contacto con el contenedor de plástico, por los tanto no son plásticos libres de migraciones. Las cantidades de filtración varían en función de su uso.

Por esta razón, es una de las mayores preocupaciones de los consumidores. De esta forma los consumidores buscan productos para los alimentos libres de sustancias químicas y aditivos.

Consecuencias para la salud de las sustancias químicas contenidas en los plásticos

El BPA (bisfenol-A) es una de las sustancias químicas más conocida por ser peligrosa.

La exposición al bisfenol-A puede provocar alteraciones en los fetos de mujeres embarazadas y dificultades en el desarrollo. Existen otras sustancias químicas que debemos tener en cuenta, como por ejemplo: los ftalatos cloruro de polivinilo, una sustancia química industrial para hacer el plástico más flexible y resistente, comúnmente encontrados en el packaging alimentario.

Plásticos libres de BPA, ¿Son seguros?

La sociedad está cada vez más concienciada de la importancia de la seguridad alimentaria. Es habitual que los productos se identifiquen con etiquetas tipo: Libre de bisfenol-A, Libres de ftalatos o Bpa free. Para el consumidor resulta un paso importante, pero no significa que el plástico sea 100% seguro.

Las comunidades autónomas disponen de inspectores que realizar auditorías en las industrias, en especial en las empresas del sector alimentario, verifican la seguridad de las instalaciones y los procesos. Las empresas alimentarias tienen el deber de notificar al departamento de sanidad sobre su actividad de producción, transformación y/o distribución de los alimentos, con el fin de garantizar la seguridad alimentaria en todos los procesos.

Las empresas están registradas en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA), es un registro a nivel estatal. Se constituye con una base de datos informatizada adscrita a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad.

Adjuntamos algunos de los productos que se deberían tener en cuenta y que son susceptibles a contener sustancias peligrosas para la salud:

    • Botellas de aderezos de ensaladas y aceites de cocina: Estos contenedores de plástico están hechos de PVC (cloruro de polivinilo), que filtra plastificantes (plomo, cadmio, mercurio, ftalatos y hexasfosfato etílico conocido como carcinógeno) en sus alimentos.
    • Botellas de agua y botellas de aceite de cocina: Hechos de PET (tereftalato de polietileno), filtran acetaldehído –  de acuerdo con la EPA, un probable carcinógeno humano.
    • Bandejas de carne, contenedores de alimentos de espuma, materiales de espuma para packaging: hechos de poliestireno (PS), estos materiales filtran estireno en los alimentos que entren en contacto y puede dañar su sistema nervioso.
    • Film para Alimentación.
    • Poliolefina para Alimentación.
Bolsa azul para alimentación, plásticos libres de migraciones

El polietileno de baja densidad, es un producto muy usado en el sector alimentario para embalajes primarios.

Muchas de las empresas del sector de alimentación que desarrollan alguna producción o transformación en su proceso recurren al uso de láminas azules para alimentación en los procesos de congelado. También es habitual usar fundas para cajas o bolsas azules para alimentación.

Es muy importante que los productos usados en los procesos de transformación de alimentos también cumplan los requisitos de seguridad y las normativas alimentarias.

Las consecuencias de respirar, comer, beber y absorber todas estas sustancias peligrosas provenientes del plástico aumentan el riesgo de sufrir sobrepeso, infertilidad y otros problemas.

¿Existen alternativas?

Substituir los productos de packaging elaborados con plástico es posible, hoy en día existe una gran variedad de productos seguros.

No solo en productos plásticos sino también en otros tipos de materiales con Bioplásticos como el Ácido láctico (PLA), Almidones termoplásticos (TPS), Polihidroxialconoatos (PHAS) o cartón.

Finalmente, es importante recordar que el plástico no solo se encuentra en el embalaje secundario, sino que también lo podemos encontrar en el embalaje de alimentos procesados (embalaje primario). Esto incluye las latas de alimentos (soda, sopa, fórmula de bebé, vegetales, etc.) que normalmente contienen un revestimiento de plástico.

En Vilapack podrás encontrar muchos tipos de plásticos libres de migraciones, pregúntanos y nosotros te asesoraremos.

No Comments

Deja tu comentario